MANDALAS PARA VIVIR MEJOR - Jardines de Paz | Servicios Funerarios - Bogotá
Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

MANDALAS PARA VIVIR MEJOR

MANDALAS PARA VIVIR MEJOR

La función de los mandalas, que están en auge actualmente, es la meditación. Sin embargo, el proceso más importante es la “creación” de éstos porque representa un camino “recorrido” que muestra los sentimientos, pensamientos y vivencias del momento de quienes los imaginan por medio de figuras y colores significativos. “Cuando se dibujan y se pintan o rellenan imágenes con colores, activamos todos esos tonos en nuestro cuerpo energético y alimentamos así nuestra energía con la vibración de dichos colores”, afirma Patricia Pereira, reconocida experta en el tema.

Según Pereira, la ventaja de los mandalas radica en que esta forma de creatividad aporta  quietud a la mente, “a eso le llamamos meditar o estar en soledad con nosotros mismos. Escucharnos proporciona por lo tanto calma, baja los niveles de ansiedad, ayuda a potenciar estados positivos, como alegría, paz, tranquilidad, creatividad, seguridad, belleza, para que  ayuden a menguar los estados negativos del ser, como el miedo, la rabia, el estrés, la depresión, el duelo…”

Podemos afirmar entonces que siendo creativos, como el Creador, a través de los mandalas, nos acercamos a Él desde nuestro interior y a una comprensión más amplia de nuestra vida y sus misterios, obteniendo un mayor control de la mente y el cuerpo. Para ello, es muy importante conocer los significados de los colores ya que de la aplicación de ellos en los mandalas depende en gran medida el éxito de la sanación que buscamos. Por eso te presentamos una lista de los puntos que toca cada color para trabajar con ellos.

EL ROJO: Aplicar este color en los mandalas es recomendable para ayudar a tomar decisiones rápidas, impulsa la fuerza vital a todo el cuerpo, incrementa la confianza y seguridad propias, reduce la agresividad y proyecta energía a la parte inferior del cuerpo, suministrando fuerza a los órganos reproductores. Se asocia al amor y la pasión.

NARANJA: El efecto de este color en los mandalas nos enseña a utilizar los éxitos o fracasos como experiencias y aprendizajes. En el aspecto físico proyecta energía al intestino delgado y colon, a todos los procesos metabólicos y los ganglios linfáticos inferiores. Se asocia a la alimentación sana y al estímulo del apetito. Es un color que encaja muy bien con la gente joven, por lo que es muy recomendable para comunicarse con ellos.

AMARILLO: Es símbolo de luz, de energía, sabiduría y anhelo de libertad. Perfecto para liberar miedos internos y dominar el ego. Este color sugiere el efecto de entrar en calor, provoca alegría, estimula la actividad mental y genera energía muscular.

VERDE: Simboliza la esperanza. El verde es el color de la naturaleza por excelencia. Representa armonía, crecimiento, exuberancia, fertilidad y frescura. Ayuda a liberarse del apego a las posesiones y de las falsas excusas, así como a controlar los celos.

AZUL: El azul es el color del cielo y del mar, por lo que se suele asociar con la estabilidad y la profundidad. Es un color estrechamente ligado a la tranquilidad y la calma. Evita la frustración y la resistencia para comunicarse con la gente, permitiendo además tolerar sus pensamientos. En el aspecto físico proyecta energía a los pulmones, garganta, tráquea, ganglios linfáticos superiores y previene las alergias y enfermedades de la piel.

ÍNDIGO: Facilita la comunicación con el ser interno, despierta la intuición y conecta directamente la inteligencia con la conciencia cósmica, expandiendo los canales de recepción para percibir la verdad en los diferentes niveles de la vida.

VIOLETA: Simboliza magia, espiritualidad, transformación e inspiración. Expande el poder creativo en la música, pintura, poesía, danza y teatro, permitiendo a la persona expresar su visión de la realidad y su contacto con la fuente primordial, el Creador del universo. Ayuda a no ser extremista o absolutista, con el fin de expandirse explorando las dimensiones de la imaginación y el conocimiento.

Para colorear nuestros propios mandalas podemos empezar eligiendo los colores que más nos llaman la atención. Si lo que deseamos es mostrar cómo nos sentimos, debemos colorear desde adentro hacia los bordes. Si lo que pretendemos es centrarnos y aclarar la mente, lo haremos desde afuera hacia dentro.

   

A veces podemos sentir que el color elegido no nos gusta demasiado; es mejor evitar razonar en exceso, concentrarse en seguir coloreando y permitir que los colores surjan por sí solos. Así pues, una vez terminado el mandala, podremos interpretar nuestro estado de ánimo y las emociones con que cargamos. Es importante dedicar unos instantes a observar nuestro dibujo terminado, verlo en conjunto, con todos sus colores. Este sencillo acto de observación nos transferirá la energía del mandala y toda su belleza.

Con estas precisiones, podemos decir que tanto en el proceso de creación como teniéndolos para observación o decoración, los mandalas son una efectiva vía de conexión entre el hombre y su divinidad que está al alcance de todos porque es una actividad que no implica mucho esfuerzo ni conocimientos especiales, y de la que se pueden obtener grandes resultados, por lo que es ideal para cualquier tipo de persona que busca mejorar su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protege tu crédito sin costoActualizar Datos Aquí